1. Conocer mis orígenes biogeográficos. Mis resultados se comparan con paneles de población de referencia actuales en todo el mundo, que muestran similitudes con europeos, americanos, africanos, asiáticos, etc. que me llevan  a inferir porcentualmente los orígenes de mis ancestros y a correlacionar estos hallazgos con lo documentado en mi genealogía.

17342641_10154617691346225_5197755901839719726_n

2. Saber a qué haplogrupo/s pertenezco, lo cual me enseña sobre la ruta migratoria ancestral matrilineal y patrilineal, de aquellos antepasados que no es posible seguir más allá de lo documentado históricamente.

globalancestry

Imagen tomada de la pg.health-street.net

3. Es una forma de conocer nuevos primos genéticos (con el mismo ADN, que heredamos de un ancestro común)  y quizás encontrar información que no teníamos de algunos antepasados, lo cual nos sirve para expandir nuestro árbol genealógico, tanto vertical como horizontalmente.

4.Conocer esta herencia que me dan mis ancestros, a la que no me puedo negar, y que no me pueden negar mis antepasados, pues la recibimos todos los descendientes sólo por existir.

ADNPrenatal

5.El ADN no miente en cuanto a las relaciones biológicas, no obstante, deben interpretarse adecuadamente, pues aporta información en casos de adopción, de desconocimiento de antepasados, etc. y también nos dá sorpresas para las cuales debemos estar preparados.

6.Tener un sentido de pertenencia a un grupo,  un linaje, o un orígen, que a veces no conocíamos.

7.Complementar mi árbol genealógico con mi árbol genético.

arboilitoGen

MARIA EMILIA NARANJO RAMOS

Anuncios