Etiquetas

, ,

Cuando tienes interés  en utilizar la genética  como parte de tu investigación genealógica, es importante saber de acuerdo a tu objetivo, qué tipo de examen es el que te proporcionará el mejor complemento.

Me explico: si tu búsqueda genealógica está enfocada en seguir la huella de tu primer apellido, o la historia de las mujeres de tu familia, o todos los descendientes de una pareja de antepasados, o tus ascendientes directos por todas las ramas, etc. entonces debes ajustar el tipo de exámenes que deberás realizar.

1. Investigación de tu primer apellido. 

Tradicionalmente el primer apellido se recibe por línea paterna, es decir cada hijo/hija lo recibe de su padre, este del suyo, y así sucesivamente. Pues en genealogía genética es el equivalente a la transmisión del cromosoma Y, y solo puede ser analizado en los hombres, pues las mujeres no lo recibimos.

epecs_xx-xy-01-1024x486

De manera que podrás realizar un análisis del cromosoma Y tuyo (si eres hombre) o de los hombres de tu familia que desciendan por línea paterna de un ancestro común: tu padre, hermanos, abuelo, tíos, primos, etc. Miremos el siguiente ejemplo, donde los círculos representan  a las mujeres y los cuadrados a los hombres:

Cromosoma Y.jpg

La Generación 1 son los bisabuelos o antepasados comunes: hombre y mujer. El cromosoma Y del primer hombre es heredado a 2 de sus cuatro hijos (los dos varones de la Gen. 2). Sólo úno de ellos tiene descendencia (el hijo 1), y su cromosoma Y lo pasa a su hijo (hombre) de la Gen. 3; y éste pasa el cromosoma Y a su hijo (Gen.4).  De manera que sólo se puede analizar en este ejemplo, el cromosoma Y del hijo de la Gen.4, su padre de la Gen.3, su abuelo y tío-abuelo de la Gen.2 y su bisabuelo de la primera generación.

¿Qué pasa si en la Gen.3 en vez de un hombre y una mujer, hubieran nacido dos hermanos hombres? pues podríamos analizar el cromosoma Y también en el tío paterno, y en los primos.

¿Y si hubiera sido en la Gen.2 que en vez de la hija 4 hubiera sido un hijo? pues éste habría pasado su cromosoma Y a un hijo y éste a tres de sus hijos, compartiendo todos los hombres el mismo cromosoma, de su bisabuelo común.

2. Investigación de un grupo familiar que desciende de una pareja común de antepasados.

  • Tienes la opción de utilizar, como en el ejemplo anterior, el análisis del cromosoma Y en cualquier línea masculina que descienda de tu personaje masculino principal.
  • También tienes la opción de utilizar el análisis del ADN de las mitocondrias en cualquier descendiente inmediato de las mujeres que lo hereden de tu personaje femenino principal. Observemos el ejemplo a continuación:

ADNmitocondrial

La Mujer (en el círculo de color rosado) de la Generación 1 hereda a sus cuatro hijos su ADN mitocondrial. A su vez, la hija que tuvo descendencia (Gen.2 extremo derecho), lo hereda a sus dos hijos en la Gen.3. Su hermano que tuvo descendencia (extremo izquierdo de la gráfica en la Gen.2) no puede darlo en herencia a sus propios hijos (en este caso los hijos heredan es el ADN mitocondrial de su madre).  Y finalmente la mujer de la Gen.3 dá en herencia el ADN mitocondrial a sus tres hijos, que viene siendo el mismo de la bisabuela de la primera generación; y su hermano (en la Gen.3) no lo pasa a sus hijos, ya que ellos reciben ese ADN de su madre.

  • El análisis del ADN autosómico de los miembros de la familia, te mostrará la cantidad de ADN que comparten entre sí (los que se hagan el exámen) porque lo heredaron de los antepasados que tienen en común. Fíjense en la gráfica siguiente como se observa que la abuela (extremo derecho) comparte ADN en cada cromosoma (en rojo y morado) con cada uno de sus nietos, pues se los ha heredado, aunque no necesariamente son todos exactamente los mismos segmentos de ADN, como se ve en las gráficas del centro y la izquierda, que representan a un nieto diferente cada uno:

ADNAbuelayNietos.png

Por eso es importante para tener un “mapa” genético más completo, obtener el ADN de las personas de más edad en línea vertical, más cercanas a la pareja de antepasados principal, del grupo familiar que se quiere documentar. Tengamos en cuenta que cada uno de nosotros (Gen.1) recibe en términos generales -un 50% de ADN del padre (Gen.2), 25% del abuelo (Gen.3), 12,5% del bisabuelo (Gen.4), etc. como se ve en la gráfica siguiente, de abajo hacia arriba:

ADNautosomicoGens.jpg

Al realizar el exámen de ADN autosómico es posible detectar ADN de hasta 8 generaciones anteriores a la nuestra, es decir de personas que vivieron hace 200-250 años, y existen unas tablas y herramientas que nos permiten encontrar parientes genéticos, basados en la cantidad y porcentaje de ADN compartido heredado de esos ancestros comunes; así mismo, al identificarlos, es posible establecer de qué antepasado heredamos cada bloque de ADN, mediante la triangulación genética.

3. Investigación de mi árbol genealógico ascendente

Tenemos la posibilidad de complementar exactamente el árbol genealógico con el árbol genético:

arboilitoGen

Pero para un resultado así, debemos invertir tiempo y recursos, y definir muy bien a quiénes les vamos a solicitar muestras de saliva para el exámen de ADN mitocondrial y del cromosoma Y. La ventaja es que no todos los miembros necesitan examinarse, por aquello del “patrón” de la herencia.

Tomaremos exámenes del cromosoma Y a quienes desciendan documentalmente por cada línea paterna. Es decir, para el ejemplo anterior, la primera persona (abajo) tendrá su cromosoma Y heredado de su línea paterna directa (R1b); pero de su abuelo materno (que en el ejemplo está con el haplogrupo I1) lo heredaron sus tíos maternos y sus sobrinos hombres (por línea masculina exclusiva) y a cualquiera de ellos podrá solicitar el test, cuyo resultado nos servirá de manera ascendente para deducir el haplogrupo del bisabuelo correspondiente.  Ahora bien, para este árbol de cuatro generaciones, sólo nos faltaría encontrar descendientes directos hombres de los dos bisabuelos faltantes (identificados en el diagrama como J2 y R1a).

Para el ADN mitocondrial de la madre, si está viva no hay problema pues se le toma a ella, o sino, a hermanas, tías maternas o sobrinas que lo hayan heredado por esta línea, y que corresponde al mismo grupo de la abuela y bisabuela. Para la abuela paterna, deberá conseguir muestras de tías paternas o primas por dichas líneas…. y así sucesivamente.

Para  conseguir muestras que reflejen el ADN de las generaciones anteriores, es cuando es importante contar con el árbol genealógico extendido a primos segundos, terceros, y demás parentela con ancestros comunes allá arriba.

FINALMENTE: NO OLVIDAR QUE SIEMPRE SE DEBE INTENTAR TOMAR EXÁMENES DE LAS GENERACIONES DE MAYOR EDAD EN EL TRONCO PRINCIPAL (hacia arriba), ANTES QUE IRSE POR LAS RAMAS LATERALES.

MARÍA EMILIA NARANJO RAMOS

 

Anuncios